ABRIGO DE LA CAPILLA

Este abrigo calizo localizado en el monte de Los Ásperos es uno de los yacimientos más importantes que tenemos en el municipio por varios motivos entre los que destacan su secuencia cronológica, que va desde el paleolítico medio (100-40 mil a.p.) hasta nuestros días, así como por la densidad de materiales que alberga.

Su situación estratégica orientado al sur protegido de los vientos del norte y con el control visual de las principales vías de comunicación, han dado cobijo al hombre desde nuestros albores. El abrigo se descubre en 2019 con las prospecciones que realiza la asociación, y desde entonces se han realizado varias campañas de excavación con el fin de conocer su secuencia estratigráfica y las actividades que allí se desarrollaron por las diversas culturas.

Destacan sus restos líticos asociados al hombre de neandertal, pero sobre todo sus fases del paleolítico superior y neolítico, de estos momentos destacan las puntas de flecha, hachas y fósiles de fauna tanto de grandes mamíferos como bovinos, équidos…como de pequeña fauna más propia del neolítico como ovicápridos, conejos, entre otros.

Durante estos momentos el hombre que habitó este singular abrigo rocoso realizó diversas actividades entre las que destacan la talla, caza, alimentación…destaca la presencia de raspadores de varias fases del paleolítico superior. El raspador es una herramienta lítica que se empleaba para separar la carne de la piel. El nombre de “La Capilla” viene por la presencia de una hornacina en forma de capilla la parte central del abrigo, pero más bien por este último dato podríamos llamarle el “Barrio de quitapellejos de la prehistoria Santomerana”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies